Las mejores cosas para comer si necesitas una merienda de medianoche

0
185
Merienda de medianoche

El desayuno era a las 8, el almuerzo al mediodía fue bastante frugal y con la cena, a las 6 de la tarde, no quedé complacido. Por desgracia, es hora de dormir y ese monstruo que habita en tus entrañas está gritando “dame de comer” y con un ataque completamente fuera de sí. ¿Qué debe hacer un hombre o una chica que cuenta las calorías que ingiere y necesita una merienda de medianoche?

Por un lado, no te juzgues a ti mismo. El hambre aparece, a veces incluso después de cepillarse los dientes. Un refrigerio, tarde en la noche, en realidad puede ayudarte a dormir, equilibrando la digestión y las hormonas para ayudar a tu cuerpo a relajarse y descansar.

Cuando se trata de comer bocadillos, ya tarde en la noche, la moderación es la clave. La digestión se ralentiza a la hora del sueño, por lo que, si es demasiado, incluso algo si fuera bueno, puede hacer que te sientas incómodo o alterar tu digestión. Antes de empezar con una merienda nocturna, tómate una pausa y aprende cómo comer bocadillos de una forma responsable. Estamos aquí para darte algunas ideas de deliciosas, satisfactorias y bajas calorías de refrigerios nocturnos para domesticar a la bestia hambrienta.

Merienda de medianocheCon menos de 17 calorías por taza (y 0 gramos de grasas trans por porción), es una buena solución las palomitas de maíz sin grasa con un sabor delicioso que te encantará. Además, están hechas sin conservantes artificiales, ni sabores ni colorantes.

Merienda de medianoche ¿Qué podría comer?

Si quieres algo caliente, una de nuestras meriendas favoritas es una taza caliente de caldo (aproximadamente 50 calorías) o una sopa tailandesa instantánea con pasta (50-100 calorías por cada 2 cucharadas de pasta mezclada en una taza de agua hirviendo). Hemos notado que la comida caliente se siente más abundante que la fría y el volumen del líquido engaña al estómago haciéndole creer que ha ingerido una comida abundante.

ALGUNOS CARBOHIDRATOS

Los carbohidratos son a menudo elogiados por su capacidad para ayudarnos a dormir en pequeñas dosis; ayudan a aumentar el nivel de triptófano en la sangre, una hormona que nos ayuda a prevenir la ansiedad, el insomnio o la depresión. Lo puedes en una rebanada de pan tostado integral, por supuesto. También en las palomitas de maíz con alrededor de 30 calorías por taza.

Al ponerlas en el microondas y añadirles una cucharadita de aceite de oliva suben para 50 calorías. ¿Y nuestro amigo el pretzel crujiente? Son sólo 120 calorías por 22 pretzels. Sumérgelos en mostaza u otra salsa de tu elección para un toque extra de sabor. Un cereal integral con media taza de leche puede tener tan sólo 160 calorías, sólo tienes que asegurarte de leer las etiquetas de la leche y del cereal antes de servírtela.

Merienda de medianocheFRUTAS Y VEGETALES

Por supuesto, las frutas y verduras son amigables con el conteo de calorías y a menudo están llenas de fibra, lo que las convierte en una excelente opción a altas horas de la noche para saciar el hambre y sustituir tus bocadillos. Los clásicos son: un tallo de apio relleno con una cucharada de mantequilla de maní natural (o la mantequilla de tu elección) ronda las 110 calorías.

Una manzana cortada con un poco de granola o una mezcla de cacao caliente satisface a los golosos sin inclinar la balanza ¡y tienen menos de 110 calorías! ¿Te sientes como un mago de la cocina nocturna? Exprime un limón sobre una zanahoria picada, un tallo de apio y una manzana; agrega dos cucharadas de nueces picadas y tendrás una impresionante ensalada Faux-Waldorf por menos de 200 calorías. ¡Te sorprendí, hambre!

UN POCO DE LÁCTEOS

Si bien la hora de acostarse no es la hora de aumentar la potencia de las proteínas, un poco de productos lácteos puede ayudarte a sentirte lo suficientemente lleno como para contar algunas ovejas.

La mitad de un plátano cortado en rodajas en una taza de yogur natural o 1/2 taza de arándanos con una cucharada de requesón en una taza, todo esto realmente satisface por menos de 200 calorías. O bien, venza el insomnio inducido por el hambre con unos pedacitos de queso, quitándoles la cáscara a cada pedacito, sólo tienen 80 calorías.

Sea cual sea la forma en que hagas los cálculos, escoge una opción sensata para el bocadillo nocturno de tus sueños.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí