Receta de burritos de frijoles saludables con zanahoria y cebada

0
75

Prepare un lote de estos burritos de frijoles y cebada para disfrutar de comidas vegetarianas para llevar y saludables para el corazón durante unos días. Estar preparado puede ayudarlo a acercarse a una dieta amigable con el colesterol. Cuando esté preparado, es menos probable que elija una comida poco saludable o pida algo. En cambio, disfrutará de una deliciosa comida con ingredientes con los que está familiarizado.

  1. Prepare la cebada de acuerdo con las instrucciones del paquete.

  2. Mientras se cocina la cebada, caliente el aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio. Agregue cebolla, ajo, hojuelas de pimienta, comino, sal, pasta de tomate, zanahoria y frijoles negros. Revuelva y deje calentar durante unos 5 minutos. Retirar del fuego y triturar la mezcla ligeramente con un tenedor.

  3. Una vez que la cebada esté lista, coloque cada tortilla en un plato aparte. Divida la mezcla de cebada y frijoles negros en seis partes y colóquelas hacia el centro de cada tortilla.

  4. Envuelve tus burritos.

  1. Doble la tortilla por la mitad, luego meta un borde debajo del relleno y jálelo hacia atrás junto con el relleno.
  2. Dobla el lado izquierdo de la tortilla hacia el medio (aproximadamente 2 pulgadas). Repite con el lado derecho.
  3. Enrolle bien el relleno hasta que tenga un burrito perfectamente enrollado.

Variaciones y sustituciones de ingredientes

Los frijoles negros son ricos en fibra soluble, una parte importante de una dieta para reducir el colesterol. La fibra ayuda a reducir el colesterol LDL específicamente, probablemente al unir moléculas a medida que viajan a través del tracto digestivo. Sin embargo, los beneficios no terminan ahí. También obtiene proteínas, que le ayudan a saciarse y evitar tener hambre poco después de la comida. De esta manera, los frijoles también son útiles para controlar el peso.

Estos beneficios se aplican a todas las legumbres, así que si no tienes frijoles negros o prefieres lentejas, frijoles blancos, guisantes de ojos negros, pinto o cualquier otra legumbre deliciosa, úsalas.

Usar un grano integral como la cebada descascarada también agrega algo de fibra a su comida. El tipo específico de fibra, el betaglucano, también contiene características para combatir el cáncer. Al comprar, puede notar que se ofrecen cebada descascarada (a veces llamada descascarada) y cebada perlada. La cebada descascarada se procesa mínimamente, lo que significa que la mayor parte de su capa exterior, el salvado, está intacta. Por tanto, la cebada descascarada es un grano integral. Esta capa exterior se elimina principalmente en la cebada perlada, pero es posible que todavía quede algo.

Además, la fibra de la cebada no se concentra solo en el salvado, sino que se distribuye en cada grano, por lo que la cebada perlada todavía ofrece algo de fibra. Si tiene poco tiempo, la cebada perlada se cocinará más rápido. De lo contrario, ¿por qué no optar por la variedad descascarada (o un grano entero diferente por completo)?

Consejos para cocinar y servir

Dado que la cebada tarda un poco en cocinarse, intente tenerla en la estufa antes de comenzar cualquier otra cosa. Otro truco es dejarlo en remojo durante la noche. Escurrir y enjuagar antes de ponerlo en la estufa.

Sirva con guacamole clásico comprado en la tienda o de bricolaje, salsa rojo rubí o una pizca de queso cheddar rallado y crema agria cremosa a un lado. En su lugar, puede agregar estas opciones en cada burrito antes de enrollarlo. Tenga en cuenta que estos complementos no están incluidos en la información nutricional de esta receta, así que tenga en cuenta el tamaño de las porciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí