¿Son precisos los recuentos de calorías? 5 cosas que debes saber

0
26
¡ÚLTIMAS UNIDADES!TOP VENTAS No. 2 Amonax Core Sliders (Rojo)

El conteo de calorías es una práctica generalizada por personas que intentan alcanzar o mantener un peso saludable. Los consumidores inteligentes dedican momentos de cuidado a enumerar los alimentos en sus diarios de alimentos o ingresar opciones de alimentos en las aplicaciones de sus teléfonos inteligentes. Pero, ¿cómo saben si los números que están sumando son realmente correctos?

Según algunos biólogos e investigadores en nutrición, existen al menos cinco razones por las que los recuentos de calorías pueden ser incorrectos. Comprender estos factores puede ayudarlo a tomar mejores decisiones sobre los alimentos más nutritivos para su plan de alimentación saludable.

Precisión del recuento de calorías

Existen diferentes formas de obtener información nutricional sobre los alimentos que consumimos. Podríamos leer las etiquetas de los productos en los paquetes de alimentos o podríamos buscar en Internet y obtener un número en línea. Las aplicaciones de seguimiento de alimentos proporcionan recuentos de calorías y otros datos nutricionales. Pero algunos de estos números están verificados y otros no.

Fuentes de consumo

El primer paso para determinar si su número de calorías es exacto es considerar la fuente. La etiqueta de información nutricional que se encuentra en los alimentos envasados ​​que se venden en los EE. UU. Está regulada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. Y puede considerarse una fuente confiable. El Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) también proporciona un base de datos de nutrientes en línea donde puede obtener recuentos de calorías confiables y otra información nutricional para los alimentos.

Pero las aplicaciones de seguimiento de alimentos y algunas fuentes en línea proporcionan datos cargados por los consumidores. En algunos casos, no se comprueba la precisión de los números. El tamaño de la porción, los datos de macronutrientes y el recuento de calorías pueden ser incorrectos. Antes de confiar en cualquiera de estas fuentes, puede resultar útil averiguar si los números están verificados.

Pero y si los numeros son verificado y que pasa si hacer provienen de una fuente confiable como la FDA o USDA? ¿Puede asumir con seguridad que su ingesta de calorías es correcta si contabiliza sus números con cuidado? Quizás no, dicen algunos investigadores. Hay otros factores que afectan la precisión de las calorías.

Etiquetas nutricionales

De acuerdo con las políticas de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA), se permite alguna variación en el recuento de calorías indicado en las etiquetas de información nutricional.

“Las calorías de un producto alimenticio envasado pueden diferir de lo que se indica en la etiqueta de información nutricional y es posible que obtenga más calorías de las que esperaba”, dice Catherine Lee, Ph.D., científica de alimentos en Proctor and Gamble.

“Según la FDA, los productos alimenticios pueden contener hasta un 20 por ciento más de calorías que lo que está impreso en la etiqueta”.

—Catherine Lee, Ph.D.

Por ejemplo, el Dr. Lee explica que una barra de bocadillos etiquetada con 200 calorías podría potencialmente tener 240 calorías y aún estar dentro de las pautas de etiquetado del gobierno.

La investigación ha confirmado esta discrepancia con algunas salvedades. Un estudio publicado en el Revista de la Academia de Nutrición y Dietética encontró que los alimentos preparados comercialmente tenían alguna variación en el recuento de calorías establecido.

Por ejemplo, Pasta de camarones y cabello de ángel de cocina magra declaró un recuento de 250 calorías, pero los investigadores encontraron que en realidad contenía 319 calorías, una diferencia del 28%. Por otro lado, Pavo asado de South Beach Living tenía un valor calórico inferior al indicado, 222 calorías frente a 212 calorías medidas reales.

Sin embargo, en general, los autores del estudio notaron que las variaciones fueron estadísticamente insignificantes y que hubo variaciones positivas y negativas en todas las marcas probadas. Es decir, ninguna marca fue mejor que las demás para proporcionar cifras precisas.

Método de preparación

Otro factor que puede afectar la precisión de las calorías es el método de preparación. Por supuesto, agregar aceites o salsas a su comida agregará calorías, pero ¿qué pasa si prepara su comida sin ingredientes agregados? Es posible que aún exista alguna variación en la cantidad de calorías que absorbe su cuerpo.

Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que el método de cocción puede cambiar la absorción de calorías. En un estudio realizado en ratones, los biólogos encontraron que cuando los alimentos se consumen crudos se absorben menos calorías que cuando los alimentos se cocinan o procesan.

Entonces, tendría sentido que la compra de alimentos preprocesados ​​pueda aumentar la cantidad de calorías que absorbe, según un estudio, publicado en Investigación sobre alimentación y nutrición encontré que esto es cierto.

En el estudio, los sujetos de prueba consumieron sándwiches de queso con un contenido de macronutrientes idéntico. Cuando los sándwiches de queso contenían ingredientes procesados ​​(pan refinado, queso para untar procesado), los sujetos absorbieron más calorías que cuando los sándwiches estaban hechos con ingredientes sin procesar (pan de granos múltiples y rebanadas de queso cheddar).

Comidas de restaurante

Salir a cenar ofrece desafíos adicionales. El método de preparación no solo puede cambiar su ingesta calórica, sino que el recuento de calorías anunciado de la comida de su restaurante favorito puede ser incorrecto. Los estudios de investigación han encontrado que lo que aparece en el menú no siempre es lo mismo que lo que aterriza en su plato.

Un estudio publicado en el Revista de la Asociación Médica Estadounidense reveló que muchos restaurantes subestiman el recuento de calorías de su comida.

Según una investigación publicada en JAMA, El 19% de los alimentos probados en los restaurantes contenían un contenido energético de al menos 100 calorías más que el contenido energético indicado, una cantidad que podría causar de cinco a siete kilogramos de aumento de peso por año si se consume a diario.

Desafortunadamente, el subregistro de calorías ocurrió con más frecuencia en los alimentos etiquetados como bajos en calorías o aptos para la dieta.

Digestión

La forma en que su cuerpo digiere los alimentos también puede cambiar la cantidad de energía que absorbe. Según los biólogos, existe una variación de persona a persona. Estudios recientes han confirmado que existen variaciones normales en la longitud de este órgano vital.

Si bien la mayor parte de la absorción de nutrientes tiene lugar en el intestino delgado, parte de ella ocurre en el intestino grueso. Más importante aún, estos estudios plantean la pregunta sobre la variabilidad en la absorción de nutrientes de una persona a otra. Si nuestros cuerpos varían en su estructura, ¿por qué no variarían también ligeramente en función? Quizás algunos cuerpos absorben naturalmente más calorías que otros.

¿Debería contar las calorías?

Entonces, si los recuentos de calorías no son completamente precisos, ¿debería deshacerse de su diario de alimentos y darse por vencido? No necesariamente. Si el conteo de calorías te ayuda a alcanzar o mantener un peso saludable, no abandones tu plan. Los recuentos de calorías siguen siendo una forma relativamente buena de medir la ingesta de alimentos. Pero si el conteo de calorías no ha funcionado, esta puede ser una de las razones. Es posible que deba considerar otros factores para alcanzar su objetivo.

El recuento de calorías no debe ser el único factor determinante al elegir los alimentos que se deben evitar y los alimentos que se deben incluir en su plan de alimentación, incluso si su objetivo es perder peso. Algunos alimentos que son un poco más altos en calorías proporcionan una mayor nutrición.

Por ejemplo, si está buscando un postre apto para dietas, una barra de dulce de azúcar congelada podría proporcionar 100 calorías. Es probable que un tazón de bayas cubierto con crema batida proporcione más, pero también le proporcionará a su cuerpo calcio, vitamina C y fibra. Para un cuerpo sano, las bayas son una opción más inteligente.

Los recuentos de calorías son útiles, pero tómelos con un grano de sal. Examine la información de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales) para tomar decisiones inteligentes. Luego use el control de porciones para consumir porciones moderadas y mantener su peso bajo control.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí