10 mitos de los transgénicos desmentidos

0
76

A pesar de estar muy investigados, los organismos genéticamente modificados, comúnmente llamados OGM, tienen muchos mitos y falsedades en torno a ellos. La mayoría de estos mitos se basan en los temores de los consumidores y en ciertos informes científicos defectuosos que afirman los riesgos para la salud de los alimentos transgénicos.

Los consumidores preocupantes, a menudo denominados “alimentos Franken”, los OGM son realmente seguros para consumir y prometen ser beneficiosos tanto para el medio ambiente como para la economía. Conozca 10 de los mitos más comunes sobre los OGM.

Mito 1: la mayoría de los alimentos ahora están modificados genéticamente

La realidad

Lo cierto es que actualmente solo hay 30 cultivos modificados genéticamente disponibles para el público. Algunos de los cultivos modificados más comúnmente incluyen maíz (maíz), alfalfa, manzanas, canola, algodón, papaya, papas, soja, calabaza y remolacha azucarera.

Incluso entonces, muchos OGM en el mercado hoy en día no son consumidos por humanos. El maíz, el algodón, la alfalfa y la soja se utilizan más para la alimentación animal que para cualquier otra cosa. Algunos tienen usos industriales y se destinan a textiles, tintas y adhesivos.

Si bien es cierto que la reproducción selectiva de cultivos ha existido durante siglos, eso no es lo que realmente significa la modificación genética (GM). Según la Organización Mundial de la Salud, los alimentos transgénicos se «derivan de organismos cuyo material genético ha sido modificado de una manera que no ocurre naturalmente», lo que hace referencia a una tecnología mucho más sofisticada que la simple cría selectiva.

En cuanto a la sal y el agua, tampoco lo son los organismos vivos; no tienen material genético, por lo que es imposible que ninguno de ellos esté modificado genéticamente.

Mito 2: Los OGM dañan el medio ambiente

La realidad

Puede ser fácil suponer que algo descrito como modificado genéticamente es dañino para el medio ambiente, pero en realidad es todo lo contrario. Los cultivos transgénicos permiten a los agricultores cultivar más cultivos utilizando menos tierra y menos pesticidas.

Los OGM pueden preservar la biodiversidad mejorando la productividad agrícola, reduciendo el uso de químicos y permitiendo que los agricultores adopten métodos de labranza de conservación.

Los cultivos transgénicos generalmente requieren menos tierra y ciertos transgénicos, como los cultivos transgénicos, ayudan a retener la humedad del suelo. Por esta razón, las granjas transgénicas utilizan menos agua que las granjas no transgénicas, lo que ayuda a los esfuerzos de conservación. Algunos OGM también son tolerantes a la sequía, lo que ayuda a los agricultores a conservar el agua en períodos de sequía.

Las granjas transgénicas también conducen a mejoras como menos tiempo dedicado a los tractores para labrar el suelo (reducción de emisiones). PG Economics estima que los agricultores de los Estados Unidos que usan sistemas de labranza cero en maíz y soja experimentan ahorros de 45 a 55 por ciento en el uso de combustible, en comparación con los sistemas convencionales.

Además, la Agencia de Protección Ambiental es parte del marco coordinado que revisa cada cultivo transgénico en el mercado. El marco también incluye al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y la Administración de Alimentos y Medicamentos, por lo que puede estar seguro de que no se cultivará ningún OGM sin una evaluación cuidadosa de sus efectos sobre el medio ambiente y la salud.

Mito 3: Cultivar OGM es cuestión de dinero

La realidad

Si bien los cultivos transgénicos pueden resultar rentables, la ingeniería genética en realidad comenzó como una forma de combatir los tres factores principales que impiden un buen rendimiento: insectos, malezas y clima. Los OGM están diseñados para exhibir resistencia a los insectos, tolerancia a la sequía, resistencia a enfermedades y tolerancia a herbicidas. Las cualidades de los OGM más recientes incluyen un pardeamiento reducido y manchas negras en los cultivos alimentarios.

Las plantas transgénicas que son resistentes a los herbicidas facilitan el control de las malas hierbas y permiten menos labranza y menos erosión del suelo.

Los OGM que son resistentes a los insectos tienen una defensa interna que repele solo ciertos insectos que destruirían el cultivo, lo que significa menos insecticidas. Estas cualidades hacen que la agricultura sea más eficiente y abundante.

No hay conspiraciones ni coacciones gubernamentales que obliguen a los agricultores a cultivar transgénicos. Los agricultores son libres de elegir si cultivan semillas orgánicas, híbridas, convencionales o genéticamente modificadas. Los agricultores eligen qué semillas cultivar basándose en lo que es mejor para sus granjas, las demandas del mercado y los entornos de cultivo locales.

Mito 4: Los transgénicos no son seguros y no se han estudiado

La realidad

Los transgénicos se han estudiado en profundidad y no hay evidencia de que comer transgénicos dañe a los humanos. De hecho, hemos consumido OMG durante más de 20 años, probablemente antes de que mucha gente supiera lo que significaba OMG.

El primer alimento OGM disponible comercialmente y aprobado por la FDA fue el tomate Flavr Savr. Lanzado en 1994, los científicos encontraron una manera de hacer que este tipo de tomate dure más usando una copia alterada de un gen de maduración.

Los cultivos genéticamente modificados han pasado por más escrutinio y evaluación que cualquier otro grupo de plantas que consumen los humanos. No hay estudios revisados ​​por pares que demuestren que los OGM son dañinos, pero hay estudios que demuestran que son seguros para consumir.

Además, casi todas las principales autoridades de seguridad alimentaria del mundo han publicado una declaración sobre la seguridad de los cultivos modificados genéticamente.

La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) dijo que «consumir alimentos que contienen ingredientes derivados de cultivos transgénicos no es más riesgoso que consumir los mismos alimentos que contienen ingredientes de plantas cultivadas modificadas mediante técnicas convencionales de mejoramiento de plantas».

La declaración continúa diciendo que la evidencia científica demuestra que las papas, el arroz, la soja y el maíz transgénicos son tan nutritivos como sus contrapartes no transgénicas.

Mito 5: los OGM están llenos de herbicidas tóxicos

La realidad

De hecho, la ingeniería genética de cultivos ha llevado a menos insecticidas y herbicidas en aerosol. La agricultura transgénica ha reducido la pulverización de pesticidas en general en un 37 por ciento en promedio, mientras que ha aumentado el rendimiento de los cultivos en un 22 por ciento en promedio.

Los OGM resistentes a insectos específicamente han llevado a una reducción masiva del ingrediente activo en insecticidas entre 1996 y 2015.

Sin embargo, hay evidencia contradictoria que implica un aumento de un tipo específico de herbicida, uno al que las plantas han comenzado a mostrar resistencia. Al igual que las bacterias presentan resistencia antibacteriana en los seres humanos, las plagas de las plantas pueden mutar para resistir los pesticidas.

Mito 6: Los OMG causan cáncer

La realidad

La idea de comer alimentos mutados a propósito puede parecer ciertamente preocupante, pero la investigación actual sobre los riesgos para la salud de los transgénicos no es concluyente. No hay evidencia de que los alimentos transgénicos hayan causado cáncer en humanos o animales.

Hasta cierto punto, casi todo lo que comemos está alterado genéticamente, porque los animales y las plantas se han criado selectivamente durante siglos. La OMS clasifica solo una sustancia conocida como «probablemente no cancerígena para los seres humanos». Esa sustancia es la caprolactama, una sustancia que se usa principalmente en la fabricación de productos de nailon como pantalones de yoga y cepillos de dientes.

Las otras 1.012 sustancias que han clasificado son cancerígenas, probablemente cancerígenas, posiblemente cancerígenas o no clasificables debido a la falta de evidencia.

Para reducir su riesgo de cáncer, es una buena práctica:

  • Consuma una dieta saludable rica en frutas, verduras y cereales integrales, y mínima en carnes procesadas y alimentos envasados.
  • dejar de fumar y / o usar productos de tabaco
  • Protéjase del sol
  • obtener atención médica regular para detectar cualquier signo de cáncer desde el principio

Mito 7: Los OGM causan problemas de salud

La realidad

Nuevamente, ninguna evidencia científica concluye que los OGM causen problemas de salud como alergias, autismo, enfermedad celíaca o cualquier otro problema de salud.

En teoría, la ingeniería genética podría resultar en proteínas mutadas que causan nuevas reacciones alérgicas. Sin embargo, todos los cultivos transgénicos se evalúan de forma exhaustiva y exhaustiva antes de la distribución, por lo que es poco probable.

Una alergia es una respuesta inmunitaria que se produce cuando una persona entra en contacto con un alérgeno, que a menudo es una proteína que el cuerpo de una persona reconoce como un cuerpo extraño dañino.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OMS, la estructura de cualquier proteína nueva en cultivos transgénicos se compara con alérgenos conocidos en versiones anteriores del cultivo. Esta práctica hace que sea poco probable que un nuevo alérgeno llegue al mercado. Hasta la fecha, no se han detectado nuevos alérgenos en alimentos transgénicos aprobados.

Mito 8: La investigación de OGM está sesgada

La realidad

Aproximadamente la mitad de toda la investigación de OMG se financia de forma independiente, según GENERA, una base de datos de búsqueda de investigación de OMG revisada por pares.

Una revisión de la literatura separada expresó que más de la mitad (58.3 por ciento, o 406 de 698 estudios) de la literatura científica que rodea a los OGM no tiene conflictos de intereses. La misma revisión informa que el 25,8 por ciento, o 180 de los estudios, presentaron conflictos de intereses debido a la afiliación de los autores o la financiación.

Mito 9: Los OGM aumentan los costos de los alimentos

La realidad

Los estudios muestran que la agricultura transgénica realmente ha contribuido a reducir el costo de los alimentos, especialmente cuando se trata de cultivos principales como el maíz y la soja.

Otra investigación sugiere que deshacerse de los cultivos transgénicos aumentaría sustancialmente los costos de los alimentos debido a los rendimientos más bajos y las consecuencias ambientales negativas (los rasgos transgénicos como la resistencia a insectos y enfermedades y la tolerancia al clima ayudan a minimizar la pérdida de cultivos ante esas adversidades).

Mito 10: No hay estudios a largo plazo sobre OMG

La realidad

Los OGM se prueban de manera constante y exhaustiva tanto para la seguridad del consumidor como para el medio ambiente. Todas las pruebas de OGM son revisadas por el USDA, la FDA y la Agencia de Protección Ambiental (EPA), así como otras organizaciones internas.

Hay varias revisiones de estudios que reportan la misma evidencia que las declaraciones de las autoridades de seguridad alimentaria: no hay evidencia que muestre que los cultivos transgénicos presenten efectos adversos en la salud humana o el medio ambiente.

Cómo controlar su consumo de transgénicos

Si le preocupa consumir cultivos transgénicos, existen varias formas de reducir su consumo.

  1. Tenga en cuenta los cultivos transgénicos más comunes: soja, algodón (para textiles y aceite de semilla de algodón), canola (para aceite), calabaza, remolacha azucarera (para azúcar), papas y arroz, todos comúnmente modificados. (Ver otros alimentos transgénicos).
  2. Compra alimentos orgánicos. Los alimentos orgánicos se cultivan a partir de semillas no transgénicas.
  3. Compre carne y productos lácteos de animales alimentados con pasto. Una gran cantidad de ganado se cría con alfalfa transgénica y otros piensos modificados.
  4. Compre alimentos etiquetados como no transgénicos. los Proyecto sin OMG es una organización sin fines de lucro que proporciona un riguroso proceso de verificación para que las marcas obtengan la etiqueta de no transgénicos.
  5. Compra localmente. Es muy poco probable que los mercados de agricultores locales vendan cultivos transgénicos. La mayoría de los alimentos transgénicos se cultivan en granjas comerciales a gran escala, y comprar localmente le da el lujo de poder preguntar a los agricultores sobre sus cultivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí