Cómo terminar fuerte en carreras de carrera

0
28

La mayoría de los corredores no esperan un podio cuando participan en una carrera. Pero eso no significa que terminar fuerte no importe. Es satisfactorio sentirse rápido y estable cuando cruza la línea de meta.

Pero a menudo perdemos fuerza y ​​terminamos la carrera sin aliento y sintiéndonos agotados. Entonces, ¿cómo entrenas para ganar velocidad y terminar rápido? Utilice estos consejos para mejorar su patada final y sentirse seguro al final de sus carreras.

Consejos para mejorar el final de la carrera

Independientemente de su experiencia en el deporte, todo corredor quiere sentirse orgulloso de sus logros el día de la carrera. Estas estrategias de entrenamiento son utilizadas por deportistas de todos los niveles para mejorar la velocidad y la resistencia para que termines con confianza.

Practica terminar rápido

Practica correr divisiones negativas durante algunas de tus carreras. Un split es el tiempo que te lleva correr una distancia específica. Por ejemplo, si corre una milla en nueve minutos, su tiempo parcial es las 9:00. Una división negativa es un tiempo parcial que es más rápido que el tiempo parcial anterior.

Por ejemplo, cuando ejecuta divisiones negativas durante una carrera de tres millas, su primera división (milla) podría ser a las 9:00. A medida que continúe corriendo, aumente su velocidad ligeramente para que termine la siguiente milla en un poco menos de tiempo. Por ejemplo, si llega a la milla dos a las 17:55, eso significa que su segunda división de milla fue 8:55. Puede intentar aumentar la velocidad nuevamente a las 8:50 para la última milla, terminando el entrenamiento en 26:45 con divisiones negativas.

Ejecutar divisiones negativas puede ser complicado para un corredor nuevo. Si tienes menos experiencia, es posible que desees concentrarte en correr divisiones consistentes primero (lo que significa que cada vez que corres la distancia, tu tiempo sigue siendo el mismo).

Una vez que sepa qué es un tiempo parcial razonable, concéntrese en las divisiones negativas. Completa tu primera división a una velocidad rápida pero manejable. Luego, aumente su velocidad en las siguientes divisiones para que la última división sea la más difícil y rápida.

Mejorar la tenacidad mental

Si bien puede parecer más fácil decirlo que hacerlo, aprender a tolerar la incomodidad física para alcanzar sus objetivos puede tener un gran impacto en su capacidad para terminar con fuerza el día de la carrera. Existen estrategias específicas que puede utilizar para aumentar su fortaleza mental.

En sus carreras de entrenamiento, practique enmarcar cada desafío como una oportunidad para mejorar. El diálogo con uno mismo es una forma de hacer esto. Su diálogo interno puede marcar una gran diferencia en su capacidad para soportar tareas difíciles.

Por ejemplo, si a menudo abandona las carreras largas antes de alcanzar su objetivo de kilometraje, es posible que tenga el hábito de practicar el diálogo interno donde enumera las razones por las que dejar de fumar tiene sentido.

En cambio, utilice el diálogo interno para recordarse a sí mismo que terminar sus millas mejora su resistencia física y mental. Imagínese cruzando la línea de meta en su próxima carrera, orgulloso de las millas de entrenamiento que ha invertido para llegar allí.

Incluso puedes practicar esta técnica el día de la carrera. Repítete un mantra que te ayude a llevarte hasta el final.

También existen otros métodos que ayudarán a aumentar la fortaleza mental. Puede tratar de concentrarse en objetivos intrínsecos, aprender a ignorar las distracciones en sus carreras y practicar la superación de los desafíos de carrera.

Por ejemplo, incluya trabajo de velocidad en su entrenamiento para mejorar la fuerza y ​​la confianza. Hacer algunas millas de tus carreras largas al ritmo de la carrera es otra forma de desarrollar tu confianza y fuerza.

Run Hills

Hacer repeticiones de colina te hará más fuerte, además de mejorar tu eficiencia de carrera y aumentar tu umbral de lactato. Las repeticiones de Hill son exactamente como suenan. Eliges una colina, o una serie de colinas, y subes la pendiente varias veces.

Por ejemplo, puede tener una colina en su vecindario de aproximadamente 200 metros de largo con una pendiente pronunciada. Después de un breve calentamiento, comience en la base de la colina y corra hacia arriba y sobre la cima de la colina a un ritmo desafiante. Luego da la vuelta y trota lentamente hasta el fondo, tómate un breve descanso y repite.

Los corredores pueden completar seis, ocho o más repeticiones de colina para desarrollar fuerza y ​​resistencia. El entrenamiento significa que te sentirás mucho más seguro y fuerte en la recta final de tu carrera. Una vez que haya construido una base de resistencia en su programa de carrera, puede incorporar el entrenamiento en colinas una o dos veces por semana para obtener beneficios.

Aumenta la fuerza y ​​el poder

Los músculos cansados ​​y adoloridos pueden descarrilar un final fuerte. En el tramo final, tus músculos están fatigados, pero aún necesitan trabajar duro para cruzar la alfombra.

Una de las formas más inteligentes de mejorar la fuerza y ​​la potencia muscular es incluir el entrenamiento de fuerza en su programa de entrenamiento semanal. Pero no se preocupe, no es necesario que vaya a la sala de pesas.

Los ejercicios con el peso corporal te obligan a utilizar músculos grandes al mismo tiempo. Incorpora ejercicios como estocadas o sentadillas al final de tus carreras. También puede practicar ejercicios pliométricos, como rodillas altas o saltos, en su entrenamiento para desarrollar fuerza y ​​potencia explosiva.

Encuentra tu próximo equipo

¿Haces todas tus carreras y carreras de entrenamiento a un ritmo constante? Muchos corredores lo hacen. Si bien la consistencia puede ser buena, llega un momento en las carreras en el que ya no tienes que reprimirte. Debe encontrar su próxima marcha y aumentar la velocidad para un final fuerte.

Sin embargo, la parte complicada de esta estrategia es encontrar su punto óptimo. El lugar donde debes acelerar es diferente para todos. También puede depender de la distancia de la carrera. Por ejemplo, es posible que tenga más energía para correr hasta la meta después de una carrera de 5 km en lugar de una maratón.

Durante tus carreras de ritmo, practica acelerar el ritmo a diferentes distancias desde tu punto de llegada. Use su diario de entrenamiento para anotar la distancia en la que aumentó la velocidad y agregue notas sobre si pudo o no terminar y si tuvo energía al final. Si tenías un poco de energía cuando terminaste la carrera, intenta acelerar el ritmo antes la próxima vez.

Si ha entrenado un poco para correr más rápido, será más fácil ponerse en marcha con confianza el día de la carrera.

Divide y conquistaras

Será más probable que termine fuerte si no se concentra en la línea de meta cuando comienza la carrera. En cambio, divida la carrera en segmentos con un objetivo claro para cada uno.

Cuando comiences la carrera, concéntrate en correr a un ritmo conservador pero constante. Es fácil empezar demasiado rápido porque normalmente te sientes fuerte al principio de la carrera. Pero un comienzo rápido puede llevar a un final lento y exhaustivo. En su lugar, tenga un objetivo conservador de correr un poco más lento (diez segundos aproximadamente) más lento que su ritmo de carrera durante la primera milla más o menos.

Luego, durante las millas intermedias, comience a «pescar» otros corredores frente a usted. Imagínese enganchando a un corredor frente a usted con una caña de pescar y comience a enrollarlos cuando los pase. Una vez que pases corriendo junto a ellos, busca otro para atraparlo y eliminarlo.

Practica este truco hasta que llegues al punto en el que has decidido acelerar el ritmo y entrar en una nueva marcha.

Finalmente, cruza la línea de meta sintiéndote rápido y fuerte y no olvides sonreír para tu foto final.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí