Cómo aprender a amar el ejercicio

0
87

El proceso de envejecimiento sigue siendo un misterio para la mayor parte de la ciencia médica, pero hay una cosa que sí sabemos y es que el ejercicio es fundamental para una vida larga y saludable.

El ejercicio no solo aumenta la longevidad, sino que también nos ayuda a sentirnos mejor de inmediato. Sin embargo, se considera que más de dos tercios de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso. Por lo tanto, parece que el ejercicio es difícil de lograr para la mayoría de nosotros, o al menos no es parte de nuestras rutinas diarias.

Aprende a amar el ejercicio

Si bien algunas de las culturas más saludables no participan en una gran cantidad de ejercicio formal como comúnmente lo apreciamos, todos sus ciudadanos llevan estilos de vida muy activos desde que son niños hasta que tienen entre 80 y 90 años.

Desafortunadamente, el estilo de vida del estadounidense promedio simplemente no es tan activo. De hecho, es bastante sedentario. El jurado sigue deliberando sobre el alcance real de la participación en actividades de acondicionamiento físico, la adopción de una buena nutrición y la obesidad en la sociedad estadounidense.y puede ser cierto que los estadounidenses habituales han contrarrestado algunos de los daños a la salud que hacemos todos los días al hacer ejercicio con regularidad. Aunque ir al gimnasio puede no parecerle un buen momento, hay personas, y muchas, a las que realmente les encanta el ejercicio. Les encanta correr, levantar pesas y nadar. ¿No sería mucho más fácil hacer ejercicio si fueras uno de ellos?

Estos son los pasos que pueden ayudarlo a aprender a amar el ejercicio.

1. Programe

Una de las cosas más difíciles del ejercicio puede ser programarlo. En una cultura en la que vivimos un estilo de vida mayoritariamente sedentario, todo lo demás parece tener prioridad sobre el ejercicio. Pero todo lo demás no debería. El ejercicio se ve como una actividad de tiempo libre, y ¿quién tiene tiempo libre? Antes de dedicarse a comprar los zapatos adecuados y encontrar la rutina de ejercicios adecuada, practique apartando tiempo.

  • Reserva constantemente 30 minutos, al menos 3 veces a la semana, para ponerte en movimiento. Si 30 minutos parecen abrumadores o poco realistas, comience con 10 minutos.
  • No se permita usar ese tiempo para nada más. Piense en ello como una cita que no cancelaría, como una cita con el médico. Considerar el ejercicio como una medicina preventiva puede ayudar a que sea más fácil de mantener.

2. Sigue tu dicha

Aquí está su primera prueba: durante ese tiempo que ha reservado, piense en el ejercicio. Simplemente siéntese en algún lugar y piense en ello.

  • No conteste el teléfono.
  • No navegue por Internet.
  • No escribas.
  • No haga nada más que pensar en el ejercicio.

Piense en qué actividad de ejercicio simple podría estar haciendo durante este período. ¿Podrías estar caminando? ¿Marchar caminando en su lugar frente al televisor? ¿Vas a un gimnasio? ¿Haces yoga en casa?

¿Qué se siente bien o más atractivo? Haga este ejercicio mental durante una semana o hasta que se sienta listo para el siguiente paso. Es posible que esté listo inmediatamente después del primer día.

3. Sustituir con ejercicio real

Ahora que está acostumbrado a apartar el tiempo y pensar en el ejercicio, comience a sustituir el pensamiento por la actividad física real. Puede parecer una tontería, pero al programar incluso 10 minutos, ha superado el mayor obstáculo para el ejercicio regular: el tiempo. Ahora puede divertirse experimentando con su estilo de ejercicio.

No se preocupe por la intensidad o los resultados. Elija lo que se sienta bien. Simplemente continúe estableciendo el hábito de hacer ejercicio tres veces por semana. Hay una cantidad infinita de posibilidades de ejercicio, pero quizás se sienta más cómodo al comenzar con uno de los siguientes:

4. Establecer un mínimo

Ahora que ha programado el tiempo y ha probado algunas cosas diferentes, establezca un número mínimo de veces por semana que hará ejercicio. Comprométase consigo mismo a que nunca caerá por debajo de ese mínimo.

Incluso si está viajando o está increíblemente ocupado, aún puede cumplir con su compromiso a través de estiramientos suaves o caminatas rápidas durante toda la semana.

Si mantiene su compromiso todas las semanas durante el resto de su vida, obtendrá continuamente los beneficios para la salud. El compromiso es la acción más importante que puede realizar. A veces excederá el mínimo, a veces tendrá días malos cuando simplemente camine en la cinta, pero habrá construido un hábito saludable que lo sostendrá durante toda su vida.

5. Cambie sus metas

Esos cuerpos «perfectos» de las revistas son difíciles (incluso imposibles) de obtener y aún más difíciles de mantener. Entonces, en lugar de tener un ideal inalcanzable en mente, haga ejercicio para la salud, la energía y la vitalidad. Haz eso y sentirás esos beneficios de inmediato.

Haga de sentirse bien su objetivo, no perder peso o ganar tono muscular. Esos beneficios vendrán, pero déjelos ser una ventaja para el aumento de energía y salud que obtiene. Cada vez que haga ejercicio, repítase que su objetivo es la salud y la energía. Simplemente cumpliendo con su compromiso, logrará ese objetivo, incluso en los días de entrenamiento ligero.

6. Sea consciente de los beneficios mentales

Ahora que ha estado haciendo ejercicio, observe cómo le hace sentir el ejercicio. Cuanto más comprenda y sienta los beneficios inmediatos, más ejercicio deseará.Considere estas preguntas básicas de salud mental:

  • ¿Maneja el estrés de la misma manera?
  • ¿Cómo es tu creatividad?
  • ¿Tus habilidades para resolver problemas?
  • ¿Disfrutas más la comida?
  • ¿Se siente cansado los días que no hace ejercicio?
  • ¿Anhelas diferentes comidas?

Conserve las respuestas positivas como recordatorio para esos días en los que prefiere sentarse en el sofá y navegar por Internet.

7. Disfrute de los cambios

A medida que haga ejercicio con más regularidad, comenzará a notar cambios en su cuerpo. Disfrute de estos beneficios a medida que se presentan. Esté preparado para reconocerlos.Estos son ejemplos de las cosas que lo mantienen en movimiento:

  • Pérdida de peso
  • Ganancia muscular
  • Mejor postura
  • Mayor resistencia
  • Mayor flexibilidad (¿está menos rígido por la mañana?)
  • Más fuerza (¿las bolsas de la compra se sienten más ligeras?)
  • Mejor movimiento (¿Puede subir y bajar escaleras más fácilmente?)
  • Mas energia
  • Sueño mejorado

8. Disfrute del ejercicio

Sí, es un paso. Al incluir en sus pasos el tiempo para disfrutar de cómo se siente su cuerpo durante y después del ejercicio, se asegura de estar atento y agradecido por el cuerpo que tiene y se está desarrollando. Así que adelante, examine su nuevo cuerpo:

  • Siente realmente tus músculos y extremidades.
  • Maravíllate con la mecánica de correr, caminar o levantar objetos
  • Sienta su pulso aumentar y su flujo sanguíneo se acelera
  • Aprecia mucho lo que le sucede a tu cuerpo durante el ejercicio.

9. Aumenta tu intensidad

Si ha llegado hasta aquí, es hora de experimentar con la intensidad de su ejercicio. Tal vez esté aumentando el peso que usa con sus pesas libres. Quizás estés convirtiendo esa caminata de 30 minutos en una hora. O tal vez hayas decidido hacer un trote. Una vez que haya aprendido a amar el ejercicio, no se aburra ni se estabilice. Continúa desafiándote a ti mismo y tu cuerpo seguirá agradeciéndote.

Más formas de aprender a amar los hábitos saludables

¿Necesita nueva inspiración para su rutina de ejercicios? Pruebe estos consejos:

  • Contrata a un entrenador por algunas semanas para aprender nuevas rutinas.
  • Entrena para una carrera de 5 km
  • Comience a usar todas las configuraciones sofisticadas en las máquinas de entrenamiento
  • Haz ejercicio con un amigo más experimentado que pueda guiarte.
  • Prueba un nuevo video de ejercicios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí