Ejercicios en la piscina para el dolor de espalda crónico

0
126

Por lo general, la piscina se asocia al verano, aunque podemos visitarla durante todo el año. Pero, ¿sabías que el ejercicio en la piscina es muy efectivo si sufres de dolor de espalda crónico?

Esta afirmación está respaldada por un estudio reciente que comparó el ejercicio acuático con la fisioterapia y descubrió que pasar tiempo en la piscina era más efectivo para el dolor de espalda.

El ejercicio en la piscina tiene más efecto sobre el dolor

Un ensayo clínico reciente publicado en JAMA Network Open concluyó que el ejercicio acuático tuvo un mayor efecto sobre el dolor, la calidad de vida, la calidad del sueño y el estado mental que la fisioterapia después de 3 meses. Además, el efecto se mantuvo un año después.

Para esta investigación fueron reclutados 113 hombres y mujeres, con edades entre 18 y 65 años. Todos con dolor lumbar crónico diagnosticado. Fueron divididos en dos grupos. El primer grupo tuvo ejercicios acuáticos terapéuticos y el segundo grupo tuvo algún tipo de fisioterapia.

A los 90 días, los que hacían ejercicio en la piscina reportaron un mayor alivio en la espalda, incluso meses después. También informaron niveles más bajos de dolor, lo que mejoró su sueño y estado de ánimo.

Esta no es la única investigación de este tipo que se ha llevado a cabo. Estudios anteriores también han destacado los beneficios del ejercicio acuático. Demuestran la eficacia de este tipo de ejercicio, ya que reduce significativamente el dolor y aumenta la función física.

Beneficios de hacer ejercicio en el agua

Existen una serie de ventajas para las personas con dolor de espalda crónico, siendo las principales:

  • Superar el miedo al ejercicio. Cuando se incorpora más movimiento en un tratamiento para el dolor de espalda crónico, es común que las personas duden en hacer ejercicio.
  • La espalda sufre menos. La flotabilidad que ofrece el agua de la piscina reduce la atracción de la gravedad sobre la columna vertebral y hace que trabaje más de lo normal.
  • Sin caídas. Estar en el agua elimina el riesgo de caídas, lo que puede animar a más personas a realizar este tipo de ejercicio, especialmente a las personas con movilidad reducida.
  • Menos impacto en las articulaciones. Relacionado con las dos ventajas anteriores, se suma un menor impacto, como consecuencia, las articulaciones no sufren tanto.
  • Índice de masa corporal saludable. Esto también permitirá una mayor masa muscular, flexibilidad y movilidad, lo que conducirá a un sistema musculoesquelético protegido y un cuerpo tonificado.
  • Mayor motivación. Otro componente crucial para mejorar la salud de la espalda es mantenerse motivado. Las personas con dolor de espalda a menudo tienen un resultado mucho mejor si participan en su plan de tratamiento y están dispuestas a realizar el tipo de movimiento suave y progresivo. Esto mantiene su motivación para seguir haciendo ejercicio.
  • Entrenamiento y diversión. Como mencionamos antes, el agua y la flotabilidad hacen que los ejercicios parezcan fáciles. Aunque no debemos olvidarnos de la resistencia al agua.

Por lo tanto, podemos concluir que el movimiento suave en un programa de ejercicios acuáticos es beneficioso para las personas con dolor lumbar crónico. Mejora su calidad de vida, sueño, estado de ánimo, nivel de dolor y movilidad. Aunque siempre es recomendable que un profesional o un médico determine si el ejercicio acuático es adecuado o no para una persona con dolor de espalda crónico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí