Peso estable para una buena salud mental

0
431

Contenidos

A medida que envejecemos, la salud cognitiva se vuelve cada vez más importante. ¿Sabía que mantener un peso estable es importante para mantener una buena salud cerebral a medida que envejece? Con esto nos referimos a que el cerebro realice correctamente sus funciones de atención, aprendizaje, memoria, lenguaje y función ejecutiva, así como la capacidad de toma de decisiones, el sentido común y la planificación.

Un estudio en Alzheimer & Dementia encontró que la capacidad de mantener un peso estable puede ser un factor importante. Los investigadores observaron a casi 16,000 adultos mayores que fueron examinados para detectar demencia durante un período de cinco años y encontraron que aquellos con cambios significativos en el IMC (índice de masa corporal) tenían una mayor probabilidad de deterioro cognitivo.

Una de las razones por las que un IMC estable puede ser protector es que el cuerpo probablemente sea más capaz de mantener el equilibrio con otros marcadores de salud importantes, como la presión arterial y el colesterol. Otras investigaciones previas también indican que la estabilidad del IMC se asocia con menos fragilidad, discapacidad y mortalidad temprana.

obesidad contra salud mental

Sin embargo, todavía se debate si el sobrepeso es perjudicial o útil para la salud del cerebro durante el envejecimiento. Hay estudios que han demostrado un mayor deterioro cognitivo y demencia con un IMC más alto en participantes mayores en estudios anteriores. Por ejemplo, un estudio encontró que la circunferencia de la cintura se correlaciona con una peor cognición en mujeres mayores con diabetes tipo 2.

Otro estudio que siguió a más de 450 000 personas obesas durante un período de 12 años, comenzando en la mediana edad, encontró una asociación entre la obesidad y la demencia para algunos grupos de edad. El riesgo disminuyó a medida que las personas envejecían. En esa investigación, las personas mayores de 80 años que eran obesas en realidad tenían un riesgo menor de demencia que las del grupo de control no obeso.

En definitiva, hay casos que muestran más deterioro cognitivo y demencia con mayor índice de masa corporal en la vejez, pero algunos no muestran asociación o incluso menor riesgo de demencia en ancianos obesos.

mejora de la condición física

Dados los resultados de estudios recientes, es posible que en lugar de centrarse en cambios de peso significativos para una mejor salud cognitiva y una vida más larga, el énfasis a medida que envejecemos debería cambiar más a mejorar el estado físico y la movilidad. Esto puede ser cierto incluso con la obesidad.

Esa fue la conclusión de una revisión de investigación de 2021 en la revista iScience, que revisó estudios que examinaron la reducción en el riesgo de mortalidad asociado con la pérdida de peso, en comparación con la actividad física. Esta revisión encontró que el riesgo era menor con la actividad física.

De hecho, las personas pueden beneficiarse de un enfoque de peso neutral que se centre en la aptitud para la salud en lugar de la pérdida o el control del peso. Cuando alguien se vuelve más activo físicamente, el peso corporal puede disminuir, pero en muchos casos no cambia. Esto puede ser frustrante para quienes hacen de la pérdida de peso un objetivo principal.

Es por eso que recomendamos ayudar a sus clientes a enfocarse en otras metas como una mejor movilidad, mejor función y estabilidad de peso, lo que puede ayudarlos a mantenerse motivados. Otro factor importante es que no se necesita mucho para ver mejoras en áreas como el control del azúcar en la sangre y la presión arterial.

Hay datos que muestran que solo 2 minutos de caminata de moderada a rápida cada hora pueden mejorar el nivel de azúcar en la sangre. Incluso reducir la duración de la sesión cada día trae beneficios. Pero una buena opción es convertir el ejercicio de intensidad moderada a vigorosa en un hábito regular.

En resumen, cuando se trata de mantener la salud del cerebro, las fluctuaciones de peso pueden causar un deterioro cognitivo más rápido a medida que envejecemos, según un estudio más reciente. Centrarse en la estabilidad del peso y enfatizar el movimiento puede tener mayores beneficios que la pérdida de peso. Y antes de comenzar una rutina de ejercicios, lo mejor es hablar primero con un médico o un entrenador profesional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí