Razones para el mantenimiento preventivo de equipos de fitness

0
233

Cuando se monta un gimnasio, una de las inversiones más fuertes, además del local, es la del equipamiento. Seguro que deseas que las máquinas duren el mayor tiempo posible en funcionamiento. Esto puede ser así si se realiza un mantenimiento preventivo.

Cuando se cuidan bien, los equipos de entrenamiento de fuerza y ​​las máquinas cardiovasculares pueden permanecer en funcionamiento hasta por 10 a 15 años. Incluso las bicicletas estáticas pueden permanecer en buenas condiciones durante al menos 7 a 10 años con el mantenimiento adecuado.

Los cables y las poleas que funcionan bien garantizan el buen funcionamiento de cualquier máquina de gimnasio, aumentando así su vida útil. Por ello, es aconsejable examinar con regularidad las piezas que componen cualquiera de los aparatos de fitness.

Por qué realizar un mantenimiento preventivo

  • Ahorro de costes. En otras palabras, no esperes a que una máquina falle para repararla. Si realizas un mantenimiento preventivo te ahorrarás costos de reparación mucho más altos, así como reducirás el riesgo de lesión de tus usuarios por un mal funcionamiento de la máquina.
  • Evitar mala imagen del gimnasio. Lo normal es que los gimnasios tengan afluencia de usuarios durante todo el día. El uso frecuente de equipos de fitness por parte de múltiples usuarios hace que sea más probable que se desgasten. Las unidades de entrenamiento que no se pueden usar por estar en reparación pueden dar una mala impresión a los usuarios o potenciales clientes que van a visitar el gimnasio. Y no hay que olvidar que los equipos dañados también pueden poner en riesgo la seguridad de sus alumnos.
  • Da un valor extra a tu gimnasio. Con la creciente competencia, un gimnasio con un buen mantenimiento tiene un gran valor para los usuarios. Por el contrario, un gimnasio en mal estado puede dañar la reputación de tu negocio.
  • Alarga la vida útil de las máquinas. Para cualquier gimnasio, cuantos más bonos de socios vendas, más éxito tienes. Sin embargo, esto significa que los equipos se utilizarán con mayor frecuencia. De ahí que sea importante comprobar si hay signos de desgaste o de avería, así como reparar los fallos tan pronto los detectes. Además, hay que subrayar que el mantenimiento y cuidado frecuente de las máquinas es lo mejor para maximizar su durabilidad. 

Cada cuánto realizar el mantenimiento preventivo

Recuerda que un equipo descuidado solo hará que pierdas miembros de tu gimnasio, así como riesgos de seguridad a largo plazo. En general, los expertos en equipos de fitness recomiendan que las máquinas se revisen y reparen cada 250 horas de funcionamiento. Por lo general, esto será suficiente para garantizar un uso seguro y mejorar la vida útil del equipo.

Evidentemente, no se puede cronometrar con precisión el uso de las diferentes máquinas para saber cuándo se completaron esas 250 horas. Por eso, la mayoría de los propietarios revisan las máquinas en un tiempo específico (un año, medio año o cada dos meses), en función de la mayor afluencia de usuarios.

¿Esto implica un gasto extra?

No siempre es necesaria la ayuda profesional para mantener su equipo en buen estado. La decisión de contratar un equipo de mantenimiento depende del tamaño de sus instalaciones.

Si cuentas con un gimnasio grande con muchas máquinas, entonces sí habría que tener un especialista porque necesitan un mantenimiento regular. En cambio, si es un gimnasio mediano o pequeño, puedes hacer un mantenimiento por tu cuenta para reducir sus gastos.

Independientemente de que contrates o no este tipo de servicio, es vital que te familiarices con los requisitos necesarios de limpieza y mantenimiento. ¿Cómo tienes planificada esta tarea en tu gimnasio?

Recuerda que en EFAD ofrecemos una formación específica en Dirección y Gestión del Deporte, Entrenamiento y Fitness y Nutrición Deportiva, puedes consultar toda nuestra oferta formativa en nuestra web: www.efadeporte.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí