Estos son algunos de los errores que nunca hay que cometer

0
38
errores

Gimnasia sí, pero con cuidado con algunos errores. Aunque parezca imposible, incluso el gimnasio puede convertirse en un lugar peligroso. Si no se realiza los ejercicios de forma correcta, no solo desaparecen sus efectos benéficos, sino que se corre el riesgo de agravar patologías ya existentes, para crear otras nuevas.

Sobre todo para los principiantes, o para quién es, de meses de vida sedentaria, quieren volver a practicar alguna actividad física con la finalidad, por ejemplo, de ponerse en forma de cara al verano.

Los errores en el gimnasio

Pero, ¿cómo protegernos de estos problemas? Ante todo debemos tener claro que no hay que pretender obtener resultados extraordinarios en un tiempo récord.

Una actividad física sin criterio puede transformarse en un factor de riesgo para la salud, e incluso para la estética. Por ejemplo, una actividad aeróbica excesivamente frenética y sin ningún tipo de control puede provocar discusiones cardiovasculares y problemas musculares.

erroresSi no se realizan correctamente los ejercicios se pueden desarrollar más ciertas masas musculares que otras y hay peligro de sufrir desgarramientos, elongaciones y acumulaciones de ácido láctico en los tejidos. Y aún hay más. Las articulaciones son otro punto débil. En particular: Tobillos, rodillas, hombros, pero también la espalda, requieren una atención a un mayor.

Es necesaria tener la postura adecuada durante la realización de los ejercicios físicos y en la vida cotidiana. Sobre todo si se padece ya dolor de espalda y se tiende a encorvar los hombros.

Los ejercicios correctos y calibrados en base a la preparación física de cada uno permiten reducir las tensiones. Una práctica deportiva pesada y sin criterio, en cambio, agrava la situación.

En pocas palabras, para evitar que el programa de entrenamiento provoque sorpresas desagradables, es indispensable realizar los ejercicios de forma correcta y seguir algunas reglas, son pocas pero fundamentales. Además de visitar a un especialista en medicina deportiva para hacerse un chequeo completo, hay que dejarse guiar por el deseo de un auténtico bienestar físico y psíquico, respetando el nivel de preparación y predisposición del cuerpo.

Estos son algunos de los errores que nunca hay que cometer.

En las actividades aeróbicas, superar el nivel máximo de los latidos cardiacos permitidos y así evitar trastornos cardiovasculares.

No encorvar la espalda en la zona lumbar, para huir de los dolores debidos a hiperlordosis.

No reclinar hacia atrás la cabeza para no comprimir las vértebras cervicales.

No olvidar que las rodillas y los pies tienen que estar siempre en una misma línea, provocar inútiles tensiones en la articulación de la rodilla.

En el gimnasio, cuidado con el reloj

Los expertos sostienen que hay una hora adecuada para cada tipo de entrenamiento. Las últimas investigaciones indican que la fuerza muscular aumenta un 5% en las horas del mediodía, y que por lo tanto resulta ser el mejor momento para hacer ejercicios con pesas.

Mientras que, según parece, la capacidad del organismo de utilizarlo es más eficaz por la mañana temprano, por lo tanto, este es el momento más indicado del día para practicar actividades aeróbicas cómo nadar, correr o andar.

Fisiólogos y climatólogos añaden a este propósito, que por la mañana temprano el aire está menos contaminado, y por lo tanto es más fácil respirar a pleno pulmón. La consiguiente mayor aportación de oxígeno a los tejidos mejor así la resistencia física.

errores10 ideas para triunfar en el ejercicio físico

He aquí un decálogo de sugerencia de la International Association of Fitness Professionals, la Asociación Norteamericana que reúne a los monitores de aerobic y fitness, para que no resistáis en el intento.

1. Indicar las razones más importantes por las cuales no queréis entrenaros

De esta forma podréis ver si realmente merece la pena abandonaros. No es tan difícil estar en forma. Sí durante la pausa de la comida no tenéis tiempo para ir al gimnasio ir a caminar a paso ligero por los alrededores de la oficina.

2. Pedir consejos e información a un experto

Descubriréis como poneros en forma de la mejor manera.

3. Llevar al gimnasio un Smartphone o iPhone con auriculares

Vuestra música favorita es ayudar a aumentar vuestro interés en el movimiento.

4. Si habéis programado ir al gimnasio, poner la bolsa de deporte delante de la puerta desde la noche anterior.

Por la mañana llevarla con vosotros a la oficina. Ir al gimnasio directamente desde el trabajo es una manera de no faltar a la cita.

5. Quedad con un amigo en el gimnasio

Este es un compromiso también moral, que os inducir a ir.

6. Escoger siempre una gran variedad de ejercicios.

Así os resultará más difícil aburriros.

7. No os esforcéis demasiado

Si os agotáis excesivamente, al cabo de poco tiempo os cansaréis de entrenaros. Los resultados dependen más de la regularidad y de constancia qué de la cantidad de entrenamientos.

8. Estableced un método de entrenamiento personal

Ejercitados durante unos días y luego concedeos un premio.

9. Manteneos informados leyendo revistas y artículos especializados.

Cuanto más sepáis, más capaces seréis de organizar vuestro entrenamiento.

10. Usar afirmaciones positivas que os ayudarán a fijar vuestras nuevas costumbres de vida.

Por ejemplo, intentar decir ” yo estoy bastante entrenado”, en lugar de ” no estoy muy entrenado”.

Fuente consultada: blogs.menshealth

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, introduzca su nombre aquí