La química del cerebro en el ejercicio físico

0
22
ejercicio fisico

El ejercicio físico es uno de los sistemas más eficaces para lograr una sensación prolongada y duradera de bienestar. Se trata de una cuestión fisiológica. Durante un entrenamiento, especialmente si es de cierta intensidad, el organismo libera en pequeñas dosis unas sustancias que provocan un aumento de la frecuencia cardíaca y de la carga interior. Se trata de las denominadas hormonas del estrés, entre las cuales está la adrenalina, y que en cantidades tan limitadas desarrolla una acción tonificante y dinámica. Pero no hay peligro.

Cuando el nivel de la tensión sube demasiado, sobre todo en los momentos de mayor empeño o concentración, el ejercicio físico permite producir en cantidades más elevadas otras hormonas, que ayudarán a desactivarla. Son las hormonas de la felicidad, las famosas endorfinas una especie de analgésicos naturales con una estructura química similar a la del opio y la morfina, que efectivamente infunden una sensación de bienestar y euforia

Además de suponer una válvula de desahogo para el cansancio, estas sustancias elevan el umbral del dolor y la resistencia al esfuerzo también en las horas que siguen a la actividad física. Se ha demostrado científicamente que quienes entrenan con regularidad logran afrontar los retos cotidianos con mayor facilidad, dado que el nivel de estas sustancias sigue manteniéndose alto también entre una sesión deportiva y otra; cosa que no ocurre si se es sedentario. En este caso es más fácil sentirse perezoso y sin fuerzas.

¿Cuál es la actividad física o ejercicio físico ideal?

Mixta y moderada, porque adquirir energía no significa someterse a esfuerzos excesivos. De hecho, sí en pequeñas dosis la adrenalina nos ayuda a mantener despiertos y activos, en cantidades elevadas se transforma en una especie de descarga eléctrica que debilita y estresa el organismo. En pocas palabras, no hay que confundir la carga positiva que se logra a través del ejercicio físico con un estado de tensión nerviosa, que no nos permita sentirnos nunca completamente tranquilos y relajados. La auténtica energía es el resultado de un perfecto equilibrio entre reposo y actividad.

ejercicio fisicoConvertirse en droga el ejercicio físico

A veces, el ejercicio deja de ser una sana costumbre y se convierte en una especie de compromiso improrrogable al que no se renunciaría por nada en el mundo. ¿Cuál es la causa? Sin duda un papel importante los juegan las endorfinas y los demás neurotransmisores. Dado que infunden energía y buen humor, es natural que el individuo trate de mantener los niveles de esta sustancia siempre altos. Pero a menudo, también se trata de una cuestión de cabeza. Hay quien teme que no respetar rigurosamente las citas con el ejercicio físico pueda comprometer su línea y su tono muscular.

En este caso, mucho cuidado: El ejercicio es sano solo cuando se efectúa sin manías ni excesos. Limitar las sesiones de entrenamiento, renunciar a vuestra obsesión perfeccionismo y proponeros objetivos más fáciles.

El ejercicio físico mejor al aire libre

Cuando el buen tiempo lo permita, los técnicos nos invitan para que realicemos nuestros ejercicios al aire libre. El organismo se oxigena y la luz natural estimula la producción de serotonina, una sustancia que actúa positivamente sobre el humor y, por lo tanto, sobre la sensación de bienestar general.

De hecho, ya se ha demostrado científicamente que la luz natural y los demás factores del ambiente exterior actúan de forma positiva sobre el estado anímico. Pero cuidado. Una cosa es, por ejemplo, correr sobre el tapiz rodante y otra hacerlo en el parque. El movimiento es análogo, pero las piedras, los baches y los cambios de ritmo hacen estos últimos ejercicios más complejos y requieren mayor esfuerzo.

Además, hay otro dato a tomar en cuenta: Las condiciones climáticas son muy distintas. El sol, el viento, la temperatura y la humedad del aire influyen en el rendimiento físico. El verano, por supuesto, puede hacer que la actividad canse más.

¿Y si por el contrario queréis entrenar os al aire libre aunque la temperatura sea todavía fría? Excelente idea. Cuando el termómetro está bajo se puede explotar la temperatura para rendir más. Estimulando el metabolismo, y por consiguiente las funciones vitales del organismo, el frío propicia mejores resultados deportivos.

ejercicio fisicoLo importante del ejercicio físico es seguir estas sencillas reglas

  1. Vestirse a capas, para poder ir quitándose las durante el ejercicio. Bajo esfuerzo, la temperatura corporal es más elevada y para protegernos del frío es suficiente llevar puesto una camiseta, sudadera y la chaqueta del chándal.
  2. Los guantes y la gorra son indispensables para todos.
  3. Al final del entrenamiento muscular, tomar una ducha templada y si es posible, beber una taza de té para calentar os y recuperar energías enseguida. El medio ambiente ideal donde entrenarse es un área verde, si es posible, en un bosque de pinos. Las agujas de esta coníferas son especialmente ricas en iones negativos, las cargas eléctricas suspendidas en el aire que facilitan la absorción del oxígeno a nivel pulmonar.

Todo lo contrario a lo que sucede en el aire de las ciudades, dónde hay una neta prevalencia de iones positivos que, unidos a las macro partículas tóxicas de los gases emitidos por los coches, hace mucho más difícil la respiración. En todo caso, tanto en la ciudad como en el campo o la montaña, es siempre mejor ponerse en movimiento por la mañana temprano, entre las 8 y las 11:30, cuando el aire es más fresco y está más limpio.

Dietas y ejercicio físico

No cabe duda, programa de ejercicios acertado no puede prescindir de un régimen alimentario, completo y equilibrado. Es inútil que una persona que desea controlar su peso se someta a extenuantes ejercicios de gimnasia, si luego se hincha a comer. Igual de inútil, incluso perjudicial, es someterse a regímenes draconianos. Para adelgazar, irse mejor en general, es indispensable controlar la alimentación.

Muchos gimnasios y los centros especializados ofrecen la posibilidad de realizarse un chequeo antropométrico, que mide el metabolismo basal y evalúa el peso efectivo cuantificando los porcentajes de la masa grasa y la magra. Todo ello, con la finalidad de reconstruir el mapa de la distribución de la grasa en el cuerpo y así poder establecer un régimen específico para sus exigencias.

ejercicio fisico¿Quemar grasas o azúcares con el ejercicio físico?

Establecer un objetivo preciso (adelgazar, tonificar o relajarse) es el punto de partida para que un entrenamiento resulte realmente eficaz y satisfactorio. Si queréis adelgazar, escoger ejercicios aeróbicos, como aerobic, pedalear en bici, andar, correr a ritmo medio, subir escaleras…

En fin, cualquier actividad que requiera un constante consumo de oxígeno y un empeño moderado, pero prolongado durante al menos 15 o 20 minutos. Antes de que transcurra ese tiempo, el organismo habrá activado sobre todo el metabolismo de los hidratos de carbono.

También se utilizan las grasas como carburante para transformar los alimentos en energía mecánica o movimiento, pero en menor medida. Pasado ese límite temporal, proporciones se invierten. El organismo quema más grasas que hidratos de carbono.

Pero cuidado. También las pesas y la gimnasia suave ayudan a adelgazar. El ejercicio con las pesas es anaeróbico, es verdad, pero es igualmente cierto que las cargas tienen la ventaja de elevar el metabolismo basal, o sea la capacidad del organismo de quemar las calorías, durante el ejercicio y también en las horas siguientes al entrenamiento. Lo cual significa que un bombón comido después de una sesión de ejercicios se elimina más deprisa.

La gimnasia a ritmo lento, además de estimular el metabolismo (aunque en menor medida), favorece la oxigenación de los tejidos y, por tanto, la eliminación de las toxinas, con la consiguiente reducción de una eventual celulitis.

Fuente consultada: https://www.webmd.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario
Por favor escribe tu nombre aquí